jueves, 27 de diciembre de 2012

LA HORCA DE LA INFANCIA

Y así es como se llegaba itifálico a la adolescencia.

Foto: Pedro Sánchez Negreira.

16 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Pedro, los patios interiores, como la vida misma, nos muestran tantas cosas.

      Buena caza (y espero que los próximos vengan verbalizados).

      Abrazotes

      Eliminar
  2. Joder! me hacéis vivir con el diccionario en las manos (me gusta).

    Plas, plas, plas a ambos dos!

    Besos y abrazos amigos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juanlu, repite conmigo ¡Viva la RAE!

      A sus pies, salao

      Eliminar
  3. hala, ya me puedo acostar que acabo de aprender algo más. jojojo. acabo de buscar la palabra. Muy bueno para ambos, gamberros. Muy bueno

    Muchos besos para ambos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elenal no es sólo la palabra, es el concepto de la adolescencia, posadolescencia, posposadolescencia...

      Besotes solo para ti

      Eliminar
  4. ¿Así? ¿No había otra manera? Menuda colada colgada... pobrecitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puri, es dejar atrás los peluches y la vida se lía y se lía.

      Menuda colada colgada, sin duda

      Abrazotes

      Eliminar
  5. Jjajajjaja es buenísimo, tanto culo en pompa...
    Enhorabuena a ambos dos!!! :)

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosa, calla, calla, que uno no es de piedra ;-)

      Besotes tendidos

      Eliminar
  6. Ja ja. No sé si es mejor la imagen o la frase. En cualquier caso, una simbiosis perfecta. Enhorabuena a ambos.

    Besazos y abrazotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MJ, la adolescencia que "adolesce" de todo, está bien servida en otros detalles.

      Besotes y abrazasos para ti

      Eliminar
  7. Genial de verdad, foto y texto. Y lo admito, he tenido que recurrir al diccionario :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sara, tal y como le decía a Juanlu, ¡Viva la RAE!

      Besotes

      Eliminar
  8. Muy buena, la foto y el comentario. A mí también me ha servido para aprender una palabra.
    Lavar los peluches siempre es difícil, no deja de ser una forma de no reconocer que en realidad están vivos, un ataque contra su autoestima.
    Saludos
    Mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mar, la adolescencia comienza cuando se reniega de los peluches. En ese momento, en el mundo hay un niño menos y un trozo de felpa más.

      Saludos de bienvenida

      Eliminar