martes, 16 de julio de 2013

EXCALIBUR: LOS DETALLES

Por fortuna, Arthur Pendragon no era diabético.

9 comentarios:

  1. Si no siempre puede esperar al deshielo, je je.
    Un saludo Manuel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y los de Ice Age le pondrían una denuncia!

      Saludotes, Miguel

      Eliminar
  2. No nos tientes Manuel, ¡doblemente!, con estos tiempos que corren y con estos calores...jeje
    Un abrazo de espadachina a dieta.
    Rosy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosy, que no tiemble la industria heladera del país, que los que no tomas tú, los tomo yo.

      Abrazotes de todos para uno

      Eliminar
  3. Ni, yo...
    Me tomaré esta noche uno a tu salud.

    Hacía tiempo que no venía por aquí resalao. Eres genuino.
    Besicos salados ( por eso del helado)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, toma, toma, que te lo mereces, faltaría más.

      Besotes bajos en calorías

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Aun así nuestro querido Arturo debería andarse con cuidado, pues lo que no mata engorda, y sería motivo de mofa para los demás caballeros que el monarca hiciese juego con la tabla redonda.

    Un saludo en cucurucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adrián, cuánta razón llevas, de ahí a darse a la Ginebra va un paso y lo siguiente es el fin.

      Abrazotes abstemios

      Eliminar