sábado, 6 de julio de 2013

LA OTRA (A MARINA DE LA FUENTE)

Desde que a la derecha le dio por la quiromancia*, andaba dedizbaja.


Todos coinciden en que es un milagro que siga vivo. Los médicos atribuyen el mérito a los fármacos experimentales que le están suministrando. La madre del joven cree que si su hijo aún no ha muerto es gracias a las decenas de oraciones que reza diariamente junto a su lecho. El padre, por otro lado, defiende que sin sus sesiones de reiki ni sus infusiones de hierbas su primogénito no estaría respirando ahora. Sin embargo, son sus hermanos pequeños los que, desobedeciendo las órdenes de los adultos, se cuelan por la noche en su cuarto para repasarle con rotuladores las líneas de la mano; especialmente ésa que se desdibuja cada día con el paso de las horas.
Cuento tuneado con el que Marina de la Fuente me entregó, entre otras muchas cosas, su mano durante la III microquedada.


6 comentarios:

  1. Jo, que me he acordado otra vez de la Quedada... Ya estaba casi recuperado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miguel Ángel, es que uno tiene que atar los cabos sueltos. Y a menos que seas manco (e incluso así hubo dos manos), la historia queda coja (valga el símil).

      Abrazotes de yo también me acuerdo

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Fernando, la verdad es que todo lo que hace Marina merece ese adjetivo. Y la mano simboliza perfectamente su manera de hacer las cosas.

      Abrazotes ripenses

      Eliminar