jueves, 16 de enero de 2014

COSAS QUE NO ENTIENDO

El lapicero detrás de la oreja.

9 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Cuando uno focaliza no deja de verlos por todas partes. No sé cómo se sentiría uno de ellos entrando en el IKEA y viendo la tentación gratuita...

      Saludotes

      Eliminar
  2. Jo, pues es muy fácil de entender, siempre que no tengas gafas y tus orejas aguanten un lapicero. Donde sí resulta incómodo es... bueno, da igual ;-)
    Besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y los bolsillos? Ahora dime que es el antecedente del pearcing u otra manera de llevar pendientes. Y no, los tampones no son incómodos (nueve de cada diez dentistas lo recomiendan)

      Besotes a carboncillo

      Eliminar
    2. No, hombre, no era el tampón, eso por no explicarme.
      Siga intentando, hay más premios bajo las tapas.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Sí y tenía bolsillos (y las orejas pequeñas, que todo hay que decirlo).

      Saludotes

      Eliminar
  4. Quizás algún dibujante falto de inspiración a la espera de que su utensilio de trabajo le susurre al oído lo que hacer. A las musas también les puede afectar la crisis. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, ha habido un ERE y ya sólo queda una: la musa raña.

      Saludotes, Adrián

      Eliminar