viernes, 31 de enero de 2014

LA APATÍA

Después de consumirse se convertían en avestruces.

4 comentarios:

  1. Qué vista tienes, se nota que tú nunca has escondido la cabeza, salvo, seguramente, para buscar un intervalo ;-)
    Besos de viernes (que algunos se ve que no trabajan)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, todos lo hemos hecho en alguna ocasión, somos humanos y tenemos necesidades. Lo que de verdad enrabieta bastante es oír la queja una y otra vez, perderlo todo y que se siga sin hacer nada.

      Besos de sábado (ya)

      Eliminar
  2. ¡Eh! Mete la cabeza en otro sitio, que este está ocupado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se me alboroten, que hay ceniza para todos.

      Saludos, Miguel

      Eliminar